Liderazgo

Liderar es un arte

Un lider es un individuo que busca a los mejores en su equipo. Y es capaz de obtener de ellos, el talento necesario para lograr la misión.

By F Martinez

Es difícil, hablar de algo de lo que tanto se ha dicho y escrito. No faltan programas en escuelas de negocio, libros de autoayuda, coachings, etc. Y si hay tanta oferta, es porque hay demanda, y no es para menos.

Ser líder, es una de las profesiones más peligrosas que conozco. Y al contrario que para manejar maquinaria pesada, pilotar aviones, o portar armas, aquí no se requiere una habilitación especial.

No me entendáis mal, la peligrosidad se mide en la capacidad de hacer daño a terceros, como el operador de grúas, el piloto o el policía. A estos últimos se les abre una investigación si cometen un error grave y se les aparta de sus funciones, pero a los líderes no.

Ya os habréis dado cuenta que no estoy hablando del líder que describí al principio del post. Pero claro, no paramos de oír la palabra líder referida a individuos que lo que tienen es un puesto de dirección. En la empresa, la política, la religión, y casi en cualquier ámbito. ¿Cuántos de todos estos son realmente líderes además de directores, jefes o lo que sea? Mi opinión personal, es que muy pocos.

Y esto es así, por varios motivos, el primero de ellos es que esto no se estudia en ninguna escuela o universidad. El segundo, es que los referentes que existen, no son precisamente fuente de inspiración para ser seguidos. Y un tercero, tiene que ver con la urgencia con la que se buscan resultados, sin tener en cuenta los daños que eso ocasiona.

Además de esto, liderar es un arte, no una ciencia. Se requieren habilidades que han estado poco o nada valoradas en los curriculum. Incluso, me atrevería a decir que no era bueno que adivinasen en un candidato alguno de esos atributos, al considerarse una debilidad.

Las diferencias entre un líder y un director, son muchas. vamos a explicar algunas de ellas: El primero emociona e inspira, el segundo da instrucciones y exige. El líder se centra en las personas para obtener resultados, el otro se centra en los resultados y las personas son un recurso necesario. El primero es empático y es capaz de leer a las personas, el director no suele tener tiempo ni ganas de conocer las emociones de otros. El líder es una persona segura, da tranquilidad en los momentos difíciles, el no líder se impacienta y transmite presión en las situaciones complicadas.

El oficio de líder, requiere habilidades emocionales. También una gran dosis de humildad y generosidad. No necesita conocer todos los detalles, porque delega, y puede hacerlo porque busca siempre a los mejores a su lado. No le importa que los demás sean mejores, al contrario. Sólo ve amenazado su puesto, quien es consciente de que no es capaz de desempeñarlo.

El limitado acceso de la mujer a los puestos de alta dirección, también ha sido un freno para el desarrollo de líderes. Atributos que seguramente tienen más incorporados que los hombres, no se han podido poner de manifiesto.

Estoy convencido que el futuro será bueno para afianzar liderazgos basados en la asertividad, el respeto y la confianza. Lo estoy por una razón muy sencilla, las personas con talento eligen a sus líderes. Y el talento es la clave de las empresas en el futuro. Quien no tenga a los mejores en su equipo, estará perdido

 

“Si tus acciones crean un legado que inspira a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser algo más, entonces eres un gran líder”.- Dolly Parton

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mismas, y la aceptación a su vez de nuestra política de cookies

¡¡Suscríbete!!

¡¡Suscríbete ya!!

Podrás estar informado de todas las novedades y ofertas, incluso antes de que se publiquen. Podrás darte de baja en cualquier momento, si así lo deseas. Somos respetuosos con tus datos.