¿DE QUÉ Y CON QUIÉN ESTAMOS HABLANDO?


NUESTROS CONTENIDOS NO SON DE USO UNIVERSAL
En las organizaciones, abundan los contenidos, pero no siempre está protocolizado el uso que les damos.

Tenemos que adaptar nuestra información a quienes van a recibirla.

  •  Los contenidos para los proveedores pueden ser muy técnicos, y seguramente es necesario que así sea.
  • Los contenidos internos, probablemente tendrá que tener un mix de técnico y operacional.
  • Los clientes no suelen emocionarse mucho con contenidos técnicos, aunque hay datos básicos que les pueden interesar.
  • En las redes sociales, folletos publicitarios, anuncios en medios, etc, los contenidos tienen que ser emocionales y para nada técnicos.

La imagen de tu empresa depende mucho de tu estilo de comunicación.

Al igual que personalizamos nuestros servicios, consiguiendo que nuestros clientes se sientan únicos, hemos de hacer lo mismo con los contenidos. Cuando alguien nos lee, tiene que pensar que lo hemos escrito para él, y sentirse identificado con el mensaje.

Es tal la cantidad de información a nuestro alcance, que desechamos todo lo que no parece estar hecho para nosotros. En ocasiones, si el tipo de letra nos parece difícil de leer, o la estética no nos gusta, descartamos empezar a leer, porque tenemos muchas otras alternativas a nuestro alcance. 

Superada esta primera prueba visual, la cosa no mejora mucho. O nos emocionamos con lo que leemos en las primeras líneas, o no vamos a seguir leyendo. Por muy interesante que sea lo que venga después, no tendremos ocasión de que los destinatarios lleguen a leerlo, porque se han aburrido mucho antes de llegar. 

Es muy recomendable tener establecido un plan de comunicación, que oriente los contenidos a los destinatarios. De tal forma que sea muy fácil saber para quién es cada cosa. Si hacemos una presentación de un producto nuevo, no será lo mismo el dosier de prensa, que el que entregamos a distribuidores, proveedores, etc. A cada cual lo suyo, o dejará de ser efectiva.

En O Castro Work, podemos hacer un análisis de tus contenidos, para ayudarte a orientarlos hacia una comunicación más efectiva. Incluso podemos diseñarte contenidos a medida, para el uso que necesites darle.

Si esto es un problema para ti, déjalo en nuestras manos. Al menos al principio, hasta que tengas a alguien formado para poder hacerlo directamente, y de eso también nos ocupamos

Manual de estilo

La partitura de nuestra comunicación corporativa.

La partitura, contiene los códigos de interpretación de una pieza musical. Esto permite a los músicos de la orquesta saber todo lo que necesitan para obtener el resultado conjunto de la obra.

El manual de estilo, es lo mismo en la comunicación corporativa. Todas las personas que comunican algo, tanto interna como externamente, deben hacerlo como si fuesen una. Incluso los proveedores externos de contenidos, deberán seguir este criterio.

Cuando hablamos del estilo, nos referíamos a esa forma “particular” de hacer las cosas. Eso nos diferencia de los demás y aporta personalidad a la compañía.

El estilo es la parte más visible de la cultura empresarial. La que tiene más repercusión mediática en el entorno. 

Comunícate con tu entorno, con un estilo propio. Cuanto más definido lo tengas, más fácil y productivo será. 

Vamos a hacer una simplificación para aclarar un poco el concepto. Imaginemos que la empresa es un individuo.

¿Cómo se comunica ese individuo? Puede hacerlo de manera formal, o informal. Divertida o seria. De usted o de tú. Con un tipo de letra determinado, marcando los textos de un color, escribiendo en un tipo de papel…

 

Si recogiésemos todas las características de la comunicación de esa persona, tendríamos su manual de estilo. 

 

En una empresa, el manual de estilo, recoge todos los procedimientos que se utilizan a la hora de comunicar. Con el auge de los nuevos canales de comunicación, la cosa cambia. Lo que en principio eran normas básicamente de escritura, ahora incorpora otros.

Manual de estilo de redacción 

Manual de identidad visual

Manual de estilo digital

Manual de estilo de uso

 

Los cuatro elementos, formarían el manual de estilo corporativo. Unificando criterios linguísticos, estéticos y técnicos.

 

En el primer caso, tendríamos las normas de escritura. Más allá de las puramente ortográficas, como: Tipo de letra, uso de mayúsculas, abreviaturas, color del texto, número de palabras, espaciado, tiempos verbales….

El segundo sería complementario, con la inclusión de imágenes, sellos, rótulos, escudos, escaparatismo, vestimenta…

El tercero se refiere a la maquetación de contenidos, como soportes, colores, portadas, espacios, etc.

El cuarto, recogería el uso en las redes sociales y la comunicación online. De una elevada complejidad por los usos alterados del lenguaje. Os dejo este enlace de fundéu, para que podáis comprobarlo

#EscribirEnInternet

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mismas, y la aceptación a su vez de nuestra política de cookies

¡¡Suscríbete!!

¡¡Suscríbete ya!!

Podrás estar informado de todas las novedades y ofertas, incluso antes de que se publiquen. Podrás darte de baja en cualquier momento, si así lo deseas. Somos respetuosos con tus datos.

Abrir chat