Tus contenidos, hablan de ti

¿Copywriting o content márketing? ¿Contenidos generalistas o especializados?

18-135mm

Generalistas

28mm

Especializados

«Si escribes “las manzanas ayudan a combatir el cáncer”, haces contenido».

«Si escribes “una deliciosa fruta que ayuda a combatir el cáncer”, haces copywriting».

Permítanme los puristas y los anglófilos, seguir utilizando la palabra contenidos. Y me referiré con ese término a todo lo que la empresa comunica. Da igual si es interna o externamente. Si es un prospecto o un anuncio. Y ahora vamos a hacer otra reducción, y referirnos únicamente al contenido escrito. Soy consciente de que un video, un logo, los colores, etc también lo son. Pero en esta ocasión, vamos a hablar de uno de los sistemas de comunicación más antiguos, el texto escrito. Dedicaremos al resto de elementos de la comunicación, la atención que merecen en las páginas siguientes.

El motivo de tal simplificación es sencillo. Mi empresa, y la mayoría de las empresas de mis clientes lo necesitan. Los que no tenemos un departamento para cada cosa, precisamos aplicar la teoría de conjuntos que estudiamos de niños. Y os aseguro que esa es la razón de que todavía existamos. Ya sabemos que una tele, tiene varios canales y no necesitamos un televisor para cada uno, con un mando a distancia nos apañamos. Y pretendo contestar a las preguntas de la portada, que están puestas para llamar la atención. ¡Depende…! Sí, es la respuesta de un gallego, orgulloso de serlo. Ahora me explico más. Si soy fotógrafo y hago retratos todo el tiempo, necesitaré un objetivo de 85 mm f 1.2 porque de él depende mi negocio. ¿Me estoy especializando en retratos? No necesariamente, pero es cierto que mientras no consiga vender fotos de paisajes que es lo que me gusta, los retratos pagan las facturas. Y es verdad que cada vez hago mejores fotos de retratos y tengo más clientes. ¿Me interesa especializarme en retratos? ¡Sin ninguna duda!! Porque mientras lo de los paisajes no chuta, otro fotógrafo se puede instalar y dejarme sin trabajo. Estoy seguro de que muchos lectores se sentirán identificados. Y además, si han llegado hasta aquí, querrán saber más. ¿A qué viene todo esto? ¿Cuándo llegamos a lo del precio?

Cuando estaba repasando notas para escribir en esta página, algo se repetía constantemente. “Has de contar historias” eso que en mis tiempos se llamaban cuentos, y ahora storytelling. Y decían las notas que cuanto más complicado el tema, más historias. Y este tema lo es y mucho, así que voy a contaros otra que espero me ahorre el cuadro de precios.

Hace unos meses, conocí al dueño de una empresa mediana, a través de un amigo común. Nos vimos varias veces, sin hablar de trabajo, y entablamos una buena relación personal. Un día, después de comer con otros amigos comunes, me hizo una confesión. “Cuando estás tú, no hablo de trabajo, porque no quiero verme en el compromiso de tener que trabajar contigo”. La cosa siguió con que quería invitarme a conocer su empresa, por la relación de amistad y confianza que estábamos adquiriendo. Mi respuesta, fue muy parecida. “Cómo tú no hablas nunca de trabajo, yo tampoco. No fueses a pensar que esto es una relación interesada”. ¡Vaya par de besugos! 

Si, claro que fui a visitar la empresa, pero callado como un muerto. Únicamente le hice preguntas sobre maquinaria. Y allí había mucho que hacer de lo mío, pero me contuve, pensando en los besugos al horno, con unas patatas… 

Tres semanas después, me llama y me cita en su despacho para desayunar. Después de media hora de hablar del tiempo, me espeta: “Escucha, yo te he llamado porque quiero darte trabajo”. Antes de que le dijese que yo en mantenimiento de máquinas no me veo, se levantó y salió del despacho. Al rato, apareció con su asistente y un montón de carpetas, revistas etc (muchísimas cosas). Me la presentó y me dijo: “Quiero que os encarguéis los dos, de poner orden en los contenidos de esta casa”. Me volví a acordar de los besugos, para evitar preguntar, pero… Allí parecía haber terminado la historia. ¡Vaya tela! A mí no me sobra el trabajo ni el dinero, pero aquello no había por dónde cogerlo. Después de un silencio comodísimo, me pregunta: ¿Cuándo puedes empezar? ¡Porque esto es una “pip pip” y hay que arreglarlo ya!

Podría escribir un relato de lo que ocurrió, cuando le dije que no me interesaba el trabajo. No entendía nada, porque había preguntado a algunas personas que me conocían y le habían hablado muy bien. Y me costó mucho convencerle de que no tenía nada que ver con lo que me había dicho. Yo con las cosas de comer soy poco orgulloso, tendiendo a nada. Dejamos de tener contacto a partir de ese momento. Hasta hace dos meses, que me llamó su asistente y tuvimos una videoconferencia de varias horas. La sintonía y la coincidencia fue total. Hemos decidido empezar por una propuesta de organigrama, y tengo el presupuesto autorizado. Uf!! Si establecemos un plan coherente, los contenidos saldrán solos. Si hubiésemos empezado por el tocho de documentos, estaríamos estancados leyendo sin parar y sin conseguir absolutamente nada.

Los contenidos me encantan, es de aquellas cosas que me cuestan poco esfuerzo. Y están bien pagados, muy bien pagados diría yo. Pero me pasa como al fotógrafo con los paisajes, no vivo de eso. Y estaréis pensando… ¿Y si le gustan los contenidos, por qué rechazar una oferta para hacerlos?. Sencillamente porque no lo haría bien. Y por una cuestión de ética.

Si tienes necesidad de revisar tus contenidos, no dejes de llamarnos. Intentaremos resolver tú problema de la forma más conveniente. Si no podemos hacerlo, te pondremos en contacto, o te facilitaremos información de quien pueda. Hay excelentes profesionales, aunque no son nada baratos. Y si pensamos que lo que necesitas es otra cosa, te lo diremos con absoluta claridad y honestidad.

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mismas, y la aceptación a su vez de nuestra política de cookies

¡¡Suscríbete!!

¡¡Suscríbete ya!!

Podrás estar informado de todas las novedades y ofertas, incluso antes de que se publiquen. Podrás darte de baja en cualquier momento, si así lo deseas. Somos respetuosos con tus datos.

Abrir chat