Define quien eres y a dónde vas

Tener la misión y la visión definidas y explicitadas, genera confianza. Tanto a nivel interno como a nivel externo. Es un requisito de muchas empresas con sus proveedores.

Definir la misión es mucho más fácil de lo que puede parecer. Básicamente, porque en las empresas que están en funcionamiento, ya existe. Nuestro trabajo consiste en ayudarte a escribirla y a comunicarla. La comunicación es fundamental para que resulte útil, y a veces es necesario empezar con un análisis de la comunicación en la empresa.

La visión es algo más complicado. En muchas ocasiones porque no existe, o porque la que existe no es válida. En otras, porque no está alineada ni con la misión ni con los valores, y eso confunde interna y externamente. Definir la visión, requiere un ejercicio de abstracción importante y bastante generosidad por parte de los que participan. Claro que una vez que se logra, es el mejor catalizador de políticas y estrategias con el que podemos contar. Saber hacia dónde vamos, facilita todas las decisiones que se toman en una organización.

Os dejo un video, que explica el camino desde la visión al plan estratégico.

¿Cómo lo hacemos?

Existe abundante documentación al respecto, que cualquiera puede consultar en internet. Os llamará la atención, que en una buena parte de los casos, se recomienda empezar definiendo la visión, y llegar a la misión por aglutinación de conclusiones. Es un criterio muy respetable, aunque en O Castro Work, pensamos que hacerlo así puede llegar a ser traumático. Y únicamente lo recomendamos, cuando lo que se pretende es romper con todo lo que existe y empezar de cero. O cuando averiguar cuál es la misión actual resulta imposible, o los miembros del equipo directivo no se ponen de acuerdo.

Empezamos con el mapa de grupos de interés.

Hemos de documentar esta información de forma concienzuda. Primero evitando que nos olvidemos de alguno, porque luego será muy costoso introducirlo en los resultados. Luego obteniendo todos los datos que estén a nuestro alcance, para tener un conocimiento muy preciso de cada uno.

Esta información es clave para la empresa. Nos será de gran utilidad a la hora de definir la estrategia. Pero, de momento estamos en la visión y el ejercicio es otro. Una vez identificados, tendremos que construir la matriz de influencia, como se describe en el siguiente esquema. 

Promotores: Con interés y mucho poder La estrategia con ellos será involucrarlos lo máximo posible y mantenerlos satisfechos.

Latentes: Con mucho poder y menos interés. Es el grupo más crítico, a los que tenemos que involucrar, ya que pueden hacer que el proyecto peligre.

Apáticos: Con poco poder y poco interés. Nos dedicaremos a monitorizarlo, por si cambian de estatus.

Defensores: Tienen mucho interés, pero poco poder. Podemos obtener de ellos valiosa información y serán recomendadores. Mantenerles informados.

El siguiente paso consiste en hacer un ejercicio interpretativo por parte de cada uno de los miembros del grupo. Hemos de ponernos en la piel de cada uno de los grupos que hemos definido, y pensar como lo harían ellos. Hacerlo así, nos ahorrará disgustos cuando finalicemos, porque habremos contemplado todas las variables que van a influir en la visión.

¡Una vez hecho esto, simplemente nos queda ponernos de acuerdo en el redactado, y listo!!!

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mismas, y la aceptación a su vez de nuestra política de cookies

¡¡Suscríbete!!

¡¡Suscríbete ya!!

Podrás estar informado de todas las novedades y ofertas, incluso antes de que se publiquen. Podrás darte de baja en cualquier momento, si así lo deseas. Somos respetuosos con tus datos.

Abrir chat